La emigración y los valientes

Tradicionalmente la sociedad española ha mostrado una tendencia de poca disposición al cambio, somos una sociedad de compra de vivienda y no de alquiler (como en casi todos los países más desarrollados), somos una sociedad de familia, muy arraigada a nuestra tierra; es por eso que hasta hace poco tiempo el hecho de dejar todo lo que nos rodea para buscar una vida mejor, era impensable para la mayoría.

Tras la última previsión del CEOE, la cual pone de manifiesto que la cantidad de parados en España será cercana a los 6 millones de personas en 2013 y, teniendo en cuenta que el porcentaje de licenciados en paro alcanza ya el 30%, ese pensamiento vago, horrible y duro de tener que abandonar tu hogar para buscarte la vida es mucho más que una opción, para algunos, una obligación.

Los jóvenes licenciados recientemente y, sobre todo, los que estamos a punto de hacerlo, tendremos que tomar una dura decisión con casi total seguridad, dejarlo todo y probar suerte en un país distinto al nuestro, un viaje duro, largo y lleno de obstáculos que, casi con toda probabilidad, nos deparará un futuro mejor que el que tendremos aquí, o bien, quedarnos, remover Roma con Santiago para encontrar un puesto de empleo bajo un salario mínimo para no tener que alejarnos de nuestra tierra.

Son palabras duras para algunos, sensatas para otros, lo que sí está claro es que solo los valientes saldrán de España, solo los que no tienen miedo conseguirán el éxito exponiéndose al fracaso, el tiempo pasa y las opciones se agotan.

 

Christian Diez Redondo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Futuro profesional y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a La emigración y los valientes

  1. jglz dijo:

    Muy realista, gracias.

  2. Leticia Gimenez dijo:

    Estoy completamente de acuerdo con Christian, siendo realistas en la situación actual hay que plantearse muy seriamente probar suerte en el extranjero.
    El otro día vi el programa de Conexión Samanta: Generación Perdida.
    http://www.mitele.es/programas-tv/conexion-samanta/temporada-5/programa-48/
    En el se define un poco varios perfiles de jóvenes:
    – Jóvenes sin estudios ni experiencia y sin motivación para buscar trabajo.
    – Joven sin estudios pero que antes de la crisis tenía facilidad para acceder a un trabajo, este caso es un chico no preparado pero aún así sigue buscando trabajo.
    – Joven preparada que por no encontrar trabajo decide abandonar su hogar y marchar al extranjero
    -Joven licenciado en derecho, con un máster, con varios títulos de cursos, trabajaba duro estudiando para poder acceder a un trabajo digno pero al salir al mundo laboral no pudo ejercer. Actualmente trabaja de camarero.

    Como veis el panorama no se nos presenta nada fácil, pero siempre existe una salida.

    Espero que os sirva de ayuda, Leticia Gimenez

  3. JTZarca dijo:

    La realidad económica del país no es ni mucho menos buena, es cierto que hoy en día tener una educación superior no garantiza nada, aunque siempre puede ayudar sobre todo a forma un perfil profesional adecuado a las necesidades de una empresa.
    Además de emigrar, opción interesante, también existe la opción de emprender. En épocas de crisis, si bien es cierto que es más difícil por las restricciones del crédito, también hay un mercado. Realizar una oferta interesante y a un precio económico supone poder encontrar un buen negocio, para mi un claro ejemplo es el 100 montaditos o la sureña (ambos del mismo grupo), desde que ha empezado la crisis ha crecido como la espuma (Están exportando el modelo de negocio a los EEUU, según un reportaje que leí hablan de que será el próximo “Mcdonals”).

    ¿Crisis o oportunidad? No siempre hay que ver el vaso medio vacío pues esta visión no ayuda a llenar el vaso.

  4. Antonio dijo:

    Yo creo en las personas valientes, que arriesgan, que no se rinden nunca, que son constantes, sacrificados, con ideales, con objetivos, que son luchadores, que creen en sus posibilidades.

    Ciertamente la situación de nuestro país es muy complicada. Quizás algunos tengan que irse.
    Pero tenemos que creer en nosotros mismos, luchar y ver que también puede ser una oportunidad.

    Yo voto por quedarme, como comenta Jorge se puede encontrar la oportunidad que otros ya han encontrado.

    La lista de los nuevos ricos en España sigue creciendo.

    He dejado este vídeo pensando que existen personas que se juegan su vida para que otros podamos mejorar. La prueba fue un éxito, un avance para la humanidad.

    El riesgo la mayoría de las veces tiene recompensa aunque no está exento de fracasos.

  5. Antonio dijo:

    Acabo de ver esta noticia y he buscado el vídeo. Ciertamente en otros lugares están peor.
    Espero que nos anime a seguir luchando después de ver esto.

    Se puede opinar que es lo que nos mueve a guardar tanto odio y ser tan destructivos entre nosotros.

  6. María del Val Bravo Lozano dijo:

    Como ha señalado Christian, son palabras duras, pero es la realidad actual. Hay que mentalizarse que la situación laboral en España no está en sus mejores momentos. Hay mucho paro, y como pudimos comprobar con la entrada del paro de los universitarios, es el mayor que otros colectivos.
    Es difícil encontrar un trabajo que se corresponda a la perfección con nuestras expectativas y formación adquirida, por eso, la posibilidad de emigrar a otro país para encontrar un buen trabajo no es para nada descabellado. Yo creo que además, es una experiencia muy positiva porque nos ayuda a madurar, a no estar al amparo de nuestra familia y no saber hacer nada si no están ellos, permite conocer nuevas culturas y, por supuesto, podríamos encontrar un trabajo que se ajuste a nuestra formación al mismo tiempo que podemos desarrollar nuestro nivel de idiomas.
    Esta es una decisión que no es fácil de tomar, pero que podemos tener presente en nuestra cabeza. En mi caso, es algo que no he descartado a pesar de tener que dejar muchas cosas en el camino.
    También la opción que aporta Jorge de ser emprendedores no es una mala idea. El único problema, es como él señala, el problema del crédito. Es un problema que se puede solventar si se tiene una verdadera idea de negocio innovadora y creativa, y si encuentras a alguien que realmente crea en tu idea.

  7. Christian Diez dijo:

    Gracias por vuestros comentarios chic@s.

    En mi opinión emprender si es una opción, yo mismo lo intenté hace bien poco, pero, a muchos de nosotros si no a todos, nos falta una experiencia previa trabajando para terceros para poder hacer de ese negocio algo viable, esa experiencia es muy difícil conseguirla aquí porque no te dan apenas oportunidades. Por eso emigrar nos puede dar madurez, experiencia, dinero y expectativas de futuro, quizás luego podamos regresar a España y emprender pero, antes, es muy difícil.

    Como he dicho, gracias

  8. JTZarca dijo:

    Podrías exponer tu plan de negocio en clase,quizás entre todos podamos ver, o intuir, el por que fracaso tu negocio.
    Levantar un negocio desde cero no es nada fácil, se este en los tiempos que se este, y sobre todo los comienzos son duros, tal y como leí hace algún tiempo: “Un victoria sabe mucho mejor si fue dura la batalla”

  9. Antonio dijo:

    La tribu de los mokokos en el lado malo de la isla de las dos caras. Los dos lados, separados por un gran acantilado, eran como la noche y el día. El lado bueno estaba regado por ríos y lleno de árboles, flores, pájaros y comida fácil y abundante, mientras que en el lado malo, sin apenas agua ni plantas, se agolpaban las bestias feroces. Los mokokos tenían la desgracia de vivir allí desde siempre, sin que hubiera forma de cruzar. su vida era dura y difícil: apenas tenían comida y bebida para todos y vivían siempre aterrorizados por las fieras, que periódicamente devoraban a alguno de los miembros de la tribu.
    La leyenda contaba que algunos de sus antepasados habían podido cruzar con la única ayuda de una pequeña pértiga, pero hacía tantos años que no crecía un árbol lo suficientemente resistente para fabricar una pértiga, que pocos mokokos creían que aquello fuera posible, y se habían acostumbrado a su difícil y resignada vida, pasando hambre y soñando con no acabar como cena de alguna bestia hambrienta.
    Pero quiso la naturaleza que precisamente junto al borde del acantilado que separaba las dos caras de la isla, creciera un árbol delgaducho pero fuerte con el que pudieron construir dos pértigas. La expectación fue enorme y no hubo dudas al elegir a los afortunados que podrían utilizarlas: el gran jefe y el hechicero.
    Pero cuando estos tuvieron la oportunidad de dar el salto, sintieron tanto miedo que no se atrevieron a hacerlo: pensaron que la pértiga podría quebrarse, o que no sería suficientemente larga, o que algo saldría mal durante el salto…y dieron tanta vida a aquellos pensamientos que su miedo les llevó a rendirse. Y cuando se vieron así, pensando que podrían ser objeto de burlas y comentarios, decidieron inventar viejas historias y leyendas de saltos fallidos e intentos fracasados de llegar al otro lado. Y tanto las contaron y las extendieron, que no había mokoko que no supiera de la imprudencia e insensatez que supondría tan siquiera intentar el salto. Y allí se quedaron las pértigas, disponibles para quien quisiera utilizarlas, pero abandonadas por todos, pues tomar una de aquellas pértigas se había convertido, a fuerza de repetirlo, en lo más impropio de un mokoko. era una traición a los valores de sufrimiento y resistencia que tanto les distinguían.
    Pero en aquella tribu surgieron Naru y Ariki, un par de corazones jóvenes que deseaban en su interior una vida diferente y, animados por la fuerza de su amor, decidieron un día utilizar las pértigas. Nadie se lo impidió, pero todos trataron de desanimarlos, convenciéndolos con mil explicaciones de los peligros del salto.
    -¿Y si fuera cierto lo que dicen?- se preguntaba el joven Naru.
    – No hagas caso ¿Por qué hablan tanto de un salto que nunca han hecho? Yo también tengo un poco de miedo, pero no parece tan difícil – respondía Ariki, siempre decidida.
    – Pero si sale mal, sería un final terrible – seguía Naru indeciso.
    – Puede que el salto nos salga mal, y puede que no. Pero quedarnos para siempre en este lado de la isla nos saldrá mal seguro ¿Conoces a alguien que no haya muerto devorado por las fieras o por el hambre? Ese también es un final terrible, aunque parezca que aún nos queda lejos.
    – Tienes razón Ariki. Y si esperásemos mucho, igual no tendríamos las fuerzas para dar ese salto…Lo haremos mañana mismo.
    Y al día siguiente, Naru y Ariki saltaron a la cara buena de la isla. Mientras recogían las pértigas, mientras tomaban carrerilla, mientras sentían el impulso, el miedo apenas les dejaba respirar. Cuando volaban por los aires, indefensos y sin apoyos, sentían que algo había salido mal y les esperaba una muerte segura. Pero cuando aterrizaron en el otro lado de la isla y se abrazaron felices y alborotados, pensaron que no había sido para tanto.
    Y mientras corrían a descubrir su nueva vida, pudieron escuchar a sus espaldas, como en un coro de voces apagadas:
    – Ha sido suerte.
    – Yo pensaba hacerlo mañana.
    – ¡Qué salto tan malo! Si no llega a ser por la pértiga…
    Y comprendieron por qué tan pocos saltaban, porque en la cara mala de la isla sólo se oían las voces resignadas de aquellas personas sin sueños, llenas de miedo y desesperanza, que no saltarían nunca…

    Idea y enseñanza principal:
    Hay que tratar de mejorar siempre, sin dejarnos vencer por el miedo de aquellos que nunca han intentado lo que pretendemos. Especialmente pensado para quienes se plantean emprender algo nuevo.

  10. José Miguel dijo:

    Para mejorar hace falta tener iniciativa, superar los miedos, buscar apoyos materiales y humanos, confiar en uno mismo, tener pensamientos positivos, amor al riesgo, deseos de mejorar, fortaleza parea superar las dificultades y ….sobre todo querer mejorar (tener fuerza de voluntad)

  11. olgaibanezs dijo:

    Hola a todos.

    Tras estar estos días leyendo todos los comentarios volcados en esta entrada, he llegado a la conclusión de que al parecer no estoy muy de acuerdo con la mayoría de vosotros.
    Por supuesto que creo que nunca hay que perder el optimismo, y haya o no crisis, debemos poner todo nuestro esfuerzo y usar todas las herramientas a nuestro alcance para llegar a nuestros objetivos, en este caso en particular, encontrar empleo.
    Pero, personalmente, conozco a demasiada gente sobradamente cualificada, que ha puesto absolutamente todo su esfuerzo,(en muchos casos hasta el punto de acabadar agotad@ física y anímicamente), en encontrar un empleo digno, y, o bien no lo han conseguido, o se han visto resignados a un empleo con un salario y unas condiciones muy por debajo de su formación, y/o que no tenía nada que ver con su carrera universitaria, o directamente no han encontrado trabajo.
    Es estupendo que tengamos positividad, pero bajo mi punto de visto no debemos pensar que si ponemos todo el esfuerzo, tiempo y ganas al final encontraremos trabajo en España, porque lamentablemente en la mayoría de los casos no es así, y sólo conseguiremos frustrarnos si no somos conscientes de la realidad.

    Saludos.

    Olga Ibáñez

  12. pereld dijo:

    Buenas tardes,

    Voy a intentar volver a elaborar un comentario que en principio, creí haber publicado, pero por lo visto no ha sido así.

    Como breve aportación, me gustaría que reflexionemos sobre la “aventura” que ha presentado y presenta el hecho de emigrar.

    Seguro que en nuestras familias han habido familiares emigrantes, como podría ser un indiano u otro que lo haría en la década de los ’60 o ’70 del pasado siglo. Y normalmente ellos al volver, compartieron con sus familiares, amigos y conciudadanos su capital ahorrado en su estancia en el extranjero.
    Estas historias, normalmente de éxitos fruto del trabajo, servían como guía para muchos otros que querían conseguir lo mismo y se animaban a emigrar.

    Pensemos en los transportes, educación y modo de vida de aquel entonces, y en las grandes diferencias que existían entre diferentes países. La vida en otro país no era ni mejor ni peor (salvo excepciones), sino simplemente diferente. Viajar y establecerse entonces suponía un esfuerzo de adaptación superior al exigido hoy día. ¿Si nuestros antepasados pudieron hacerlo entonces, por qué nosotros no vamos a poder hacerlo ahora?.

    A pesar de lo anterior, una persona que decida emigrar hoy día, puede o no conocer idiomas ya que, se pueden aprender “sobre la marcha”, pero necesariamente tiene que tener espíritu de trabajo, capacidad para adaptarse, fuerza de voluntad y mucho ánimo.

    Recibid un cordial saludo,

    Pere.

  13. JeniferJiménez dijo:

    Hola a todos,

    Comparto totalmente tu opinión Pere, ya que si se quiere se puede.
    Al principio es difícil adaptarse a otro país, otra cultura y estilo de vida, y sobretodo, otro idioma. Si a todo ello le sumamos estar lejos de familiares y amigos, se hace un poco más complicado.

    En mi opinión, todo ello se ve recompensado ya que la experiencia de vivir en un país extranjero, te enriquece como persona; cuando el esfuerzo va dando sus frutos, por ejemplo, con el dominio del idioma o por el hecho de encontrar un trabajo, el sentimiento de satisfacción aumenta.

    Creo que muchos de nosotros vamos a tener que plantearnos la posibilidad de salir de España para poder encontrar un puesto de trabajo, o simplemente para perfeccionar un idioma tan importante como es el inglés. Mucho ánimo, porque aunque creamos que no lo conseguiremos, con esfuerzo y ganas todo puede ser posible.

    Saludos,

    Jenifer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s